Origen y principios de la PDLI

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) surge por la preocupación de un grupo de organizaciones y personas del ámbito jurídico, del periodismo y de los movimientos sociales ante las amenazas a los derechos de libertad de información y de expresión en España.

Reformas legales que penalizan el derecho de protesta y la difusión de información, como el Proyecto de Ley Orgánica sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, o que impiden el normal funcionamiento de Internet, como la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual; normas que obstaculizan el acceso a la Justicia, como la de tasas judiciales; o que neutralizan el derecho a la información pública, como ocurre con la mal llamada Ley de Transparencia; o prácticas que, desde el poder político, buscan el control de los medios, como la contratación de publicidad institucional como elemento discrecional para garantizar la supervivencia de medios afines frente a los que no lo son,  ponen de manifiesto lo precario de estos derechos esenciales.

Al mismo tiempo, en un contexto de crisis económica y política en el que surgen nuevas formas de protesta apoyadas en gran medida en la libertad de información que, en particular, permite Internet, desde el poder se reacciona con contundencia para frenar su desarrollo, a través de iniciativas que llegan a vulnerar derechos fundamentales.

Para impulsar acciones que contribuyan a detener esta peligrosa tendencia, surge la PDLI, integrada por organizaciones de juristas y abogados, como el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM); de periodistas, como la Federación de Sindicatos de Periodistas; por medios como eldiario.es, 20minutos, la agencia DisoPress, o la revista Mongolia; asociaciones de consumidores como la OCU y CEACCU; profesores de universidad y grupos de investigación como Manuel Sánchez de Diego (UCM), Manuel Maroto (UCLM) o el grupo sobre redes, movimientos y  tecnopolítica de la UOC; y periodistas, cineastas y abogados como Mario Tascón, Virginia Pérez Alonso, Juan Luis Sánchez, Stéphane M. Grueso o Carlos Sánchez Almeida.

Entre las actividades que la PDLI realiza destaca el seguimiento y difusión de los ataques a la libertad de expresión, tanto contra periodistas y medios, como contra activistas, movimientos sociales o ciudadanos.

La PDLI también promueve campañas para reaccionar a proyectos de ley restrictivos de las libertades de expresión e información, y pondrá en marcha acciones de formación, dirigidas tanto a periodistas como a activistas y movimientos sociales, para un ejercicio “seguro” de ambos derechos.


 

Socios de la PDLI


Principios y valores de la PDLI

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) es una organización independiente, apartidista y plural dedicada a la defensa de los derechos a la libertad de expresión e información, y a denunciar y a frenar cualquier ataque contra los mismos.

A qué nos dedicamos

Al seguimiento y difusión de los ataques a la libertad de expresión, tanto contra periodistas y medios, como contra activistas, movimientos sociales o ciudadanos. Además, impulsamos campañas para reaccionar a proyectos de ley restrictivos de las libertades de expresión e información y realizamos acciones de formación.

Somos una organización de vocación digital, y la defensa de una Internet libre y abierta es una de nuestras prioridades, siguiendo la trayectoria y el compromiso de nuestros socios fundadores.

Promovemos un periodismo responsable que se guíe por principios éticos y de respeto por la verdad.

Cómo lo hacemos

  • Seguimiento y difusión de casos en redes sociales, en web y a través de medios de comunicación.
  • Análisis jurídico.
  • Acciones de incidencia política y de denuncia antes instituciones
  • Elaboración de publicaciones: anuario, manuales.
  • Seminarios y talleres de formación.
  • Organización y/o participación en congresos, jornadas, coloquios y debates.
  • Desarrollo de herramientas digitales y de visualización: mapea.cc / Timeline.
  • Campañas de sensibilización o de llamamiento público, entre otras acciones a través de ‘decálogos’ o ‘manifiestos’.

Nuestra visión: Principios y valores

  1. Nuestras actuaciones y posicionamientos se rigen por los estándares internacionales sobre libertad de expresión e información asentados en: acuerdos y tratados internacionales (la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 y el Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de 1950, principalmente); recomendaciones de organismos internacionales sobre estos derechos (ONU, UNESCO, OSCE) y jurisprudencia del TEDH y de nuestro Tribunal Constitucional.
  1. El derecho a la información, veraz y de interés público, es una pieza básica del sistema democrático cuyos titulares son los ciudadanos. Cualquier iniciativa o acción contra este derecho fundamental (esté prestado mediante la intervención de medios, periodistas profesionales o cualquier otra persona) cuenta con nuestra oposición y denuncia.
  1. Por lo tanto, reconocemos el derecho de todos los ciudadanos a informar e informarse por cualquier medio o canal.
  1. Creemos en la pluralidad informativa y, como parte de ella, en la necesidad de medios públicos, -independientes, con recursos y socialmente participados-, que garanticen el acceso al derecho a la información, a la cultura y que promuevan valores universales.
  1. Defendemos un periodismo responsable. La información no es una mera materia prima para el negocio: la labor de los medios es fundamental para el desarrollo de la democracia y debe guiarse por principios éticos y de respeto por la verdad.
  1. La transparencia, el derecho de acceso a información pública y la rendición de cuentas de los poderes públicos son parte inseparable de la libertad de información y, por tanto, del ámbito de actuación de esta Plataforma.
  1. Lo mismo ocurre con la protección de las fuentes informativas, incluyendo, de forma particular, a alertadores (“whistleblowers”) y denunciantes.
  1. En el ámbito laboral, la PDLI no tiene una voz colectiva en asuntos concretos, al integrar tanto a organizaciones profesionales como a empresas informativas, por lo que corresponde a estas pronunciarse en cada caso. Sin embargo, sí defiende que, dentro de la libertad de empresa informativa, deben cumplirse unos requisitos de protección del periodista universalmente reconocidos como imprescindibles para un adecuado respeto al derecho a la información.
  1. La PDLI cree en los valores democráticos y en la no discriminación por razones de género o identidad, raza, creencia religiosa, ideología o cualquier otra. Pero, al mismo tiempo, defiende el derecho de cualquier persona a expresar ideas contrarias a estos principios y considera que nadie puede ser perseguido penalmente por esta razón. Es decir, defendemos la libertad de creación y la libre expresión de opiniones, incluso de aquellas que se consideren inaceptables para un determinado acervo de valores, creencias o principios. Esto no impide, como es lógico, que quienes no compartan esas opiniones puedan expresarlo igualmente. Los límites legales a la libertad de expresión sólo pueden basarse en la necesidad de proteger a personas, no a ideas o creencias.
  1. La tutela judicial efectiva, el derecho de defensa y el acceso a la justicia son, en la práctica, derechos necesarios para garantizar un adecuado disfrute de la libertad de expresión e información, por lo que la PDLI también está comprometida en su defensa.

Algunos de estos principios y valores se han desarrollado de manera específica ante asuntos que hemos entendido urgentes, o de especial gravedad como: las noticias falsas, el periodismo responsable o los medios ante el conflicto catalán.


Funcionamiento

El funcionamiento de la PDLI se rige por sus estatutos y por acuerdos y compromisos aprobados por sus órganos de gobierno.


Organización

Junta Directiva 

 

Equipo


Financiación

Parte de las actividades de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) contaron con el apoyo financiero (en los periodos noviembre-diciembre de 2014 y octubre 2015/enero 2017) de la Open Society Foundation (OSF) (@opensociety) y el International Press Institute (IPI) (@globalfreemedia), organizaciones con una amplia trayectoria de apoyo a iniciativas en España y el resto del mundo a favor de la transparencia y el acceso a la información, el periodismo de datos, la cobertura sobre Derechos Humanos, o el fortalecimiento del activismo y la sociedad civil.

Actualmente no se disfruta de ningún apoyo económico de tales organizaciones.

[Actualización 07/01/2017.- 1) La PDLI siempre ha sido transparente, desde el mismo momento de su constitución, con el origen de los fondos que recibe. 2) La financiación de la OSF no ha supuesto injerencia alguna en las valoraciones o posicionamientos de la PDLI, que se toman con plena autonomía. 3) La condición de socio o miembro de la Junta Directiva no da derecho a recibir ninguna cantidad económica ni por parte de la Plataforma, ni del IPI o la OSF. 4) Es decir, el destino de los fondos que recibe la Plataforma del IPI y la OSF se destinan, como ya estaba dicho, al desarrollo de sus propias actividades, y, en ningún caso, se dedican a financiar a sus organizaciones o medios asociados o a retribuir las actuaciones de su Junta Directiva, cuyo apoyo y dedicación es desinteresada]